18 de enero de 2016

Lo más leído del 2015

Como siempre que acaba un año, echamos la vista atrás y vemos qué ha sucedido. Lo mismo ocurre con este blog, marcado por un antes y un después que fue el nacimiento de mi hija. Así, se han vuelto más frecuentes los temas dedicados a los más pequeños, los bebés de la casa. Las entradas sobre la lactancia materna han sido importantes, así como las relacionadas con la alimentación en los primeros meses de vida y los cuidados de recién nacidos y lactantes. En cualquier caso, me gustaría haber escrito mucho más contenido en el blog. Ideas no han faltado. Ha sido el tiempo, que dedico plenamente en mi pequeña.

¿Queréis saber cuales han sido las entradas más leídas del 2015? ¿Tenéis curiosidad por saber qué es lo que más os ha interesado?


Gana por goleada la entrada dedicada a la famosa y controvertida vacuna contra la mengintis B, también llamada Bexsero. Al ser una vacuna de pago, muchas dudas han surgido en torno a su seguridad, su eficacia o su posología. La pregunta del millón ha sido, ¿se la pongo a mi bebé o no? Yo lo tengo claro.

Porque no todo el mundo lo sabe, y es que el bebé amamantado crece de forma distinta al que toma leche artificial. De ahí la importancia de utilizar gráficas de percentiles especialmente adaptadas a estos bebés para no caer en la trampa de que engorda poco o cae de percentil, especialmente a partir de los 4-6 meses de edad.

Cuando un bebé nace surgen un montón de dudas, especialmente si somos primerizas. Observamos a nuestro retoño, acariciamos su suave piel, contamos sus deditos uno a uno... Pero, ¿y esas manchas rojas? ¿Qué son esas bolitas que se ven en el paladar? ¿Es normal que se descame? En este post todas las respuestas. 

El cuarto lugar lo ocupa una entrada sobre lactancia materna. Es una pregunta que me hacéis con frecuencia a través de las redes sociales, así que tenía que tener post propio. En cualquier caso me ha sorpredido la grande acogida que ha tenido. A cuantas se nos habrá pasado por la cabeza eso de "¡Ojalá el pecho fuera transparente!" para así saber con certeza cuanta leche ha tomado nuestro bebé.  En este caso debemos orientarnos por una serie de signos indirectos para saber que lo hacemos bien.

Y por último, la entrada dedicada a reunir en un sólo post todos los consejos y recomendaciones destinadas a aliviar los dichosos gases de los bebés más pequeños.

Y a vosotras, ¿qué entradas os han parecido más útiles? 

4 de enero de 2016

Que hacer si no quiere biberón

La Organización Mundial de la Salud recomienda lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad. Pero la baja por maternidad de este país es tan irrisoria que antes de que el bebé haya cumplido siquiera los 4 meses de edad, la madre debe reincorporarse a su trabajo. ¿Cómo pretenden que se mantenga la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses?
A raíz de esto muchas mamás que están a punto de volver a su trabajo se preocupan por cómo pueden hacer para mantener su lactancia. Se preguntan angustiadas si su bebé pasara hambre durante su ausencia, si rechazarán el biberón.


Ante todo no debemos angustiarnos antes de tiempo. Lo entiendo, es inevitable y ese sentimiento aparecerá de todos modos. En cualquier caso intentar acostumbrar al bebé al biberón antes de reincorporarte a tu trabajo puede resultar una pérdida de tiempo. A veces es mejor disfrutar de los últimos días amamantando al bebé con tranquilidad y sin llantos.
Una vez que se produzca la reincoporación laboral, es útil que el cuidador/a le ofrezca el biberón antes de que tenga verdadera hambre. Es decir, si realiza las tomas cada 3 horas, a las 2-2 horas y media. Así estará tranquilo y dispuesto a probar algo nuevo. Si tiene hambre, llorará y se sentirá frustrado por no tener el pecho de su madre.
Prueba a calentar la tetina sumergiéndola en un poco de agua caliente, para que se asemeje al seno materno. Otras veces es cuestión de probar distintas tetinas o biberones hasta encontrar el que más le guste. Lo ideal es utilizar en principio una tetina blanda y un biberón pequeño, que se pueda manejar bien. El biberón Calma de Medela es el más respetuoso con la lactancia, ya que es necesario que el bebé succione de la misma manera que lo haría con el pecho materno. Otra opción es el biberón "close to nature" de Tommee Tippee o el "natural" de Avent, que al asemejarse al seno materno también suelen ser bastante aceptados por los bebés " de pecho".
Es necesario buscar la postura que más le guste, en la que esté más cómodo. No es conveniente enfadarse ni ofuscarse si rechaza el biberón. Pero es necesario tener en cuenta que es más probable que el bebé acepte el biberón si se lo da otra persona que no sea su madre. Es mejor que la mamá no esté cerca, ni siquiera en la misma habitación (y a veces es mejor que ni esté en casa).

Hay algunos bebés que nunca llegan a aceptar el biberón, hagamos lo que hagamos. Otras opciones que nos quedan en la manga serían ofrecerle la leche en vaso. No penséis que vuestros bebés son muy pequeños para ello. Recién nacidos e incluso bebés prematuros son capaces de beber en un vasito. Si vuestro bebé es pequeño y no toma mucha cantidad de leche, se puede ofrecer la leche en cuchara o jeringuilla.
Yo personalmente soy más partidaria de prescindir el uso del biberón si es posible, utilizando estos sistemas alternativos. Así evitaremos que el niño pueda rechazar después el pecho, ya que les es mucho más fácil obtener leche a través del biberón que del pecho materno. En cualquier caso, esto no siempre ocurre.

¿Todo esto falla? Puedes iniciar la alimentación complementaria si tu bebé tiene edad para ello (mínimo 4 meses). Por ejemplo, puedes mezclar tu leche con cereales para hacer una papilla. La mayoría de los niños aceptan mejor otros alimentos distintos al pecho de personas distintas a la madre. No te preocupes, tomará toda la leche que necesita en cuanto volváis a estar juntos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...