29 de enero de 2012

Cómo fue el examen MIR 2012

Llegó el día M.
Tras 215 días de estudio y encierro. Tras 8 horas de media diaria de gastar codos. Academia, simulacros, test, agobio, presión, sacrificio.
Y estás ahí, delante del aula donde harás el examen que posiblemente determine el rumbo de tu vida.
Realmente pensaste que ibas a estar más nerviosa. Pensaste que ibas a estar como un flan, temblando. Eran las 15.30 horas. Empiezan a llamar. Oyes tu nombre, te acercas, enseñas el DNI, te asignan tu sitio.

Ya está el aula llena, no queda nadie más fuera. Son las 15.40 pero no pueden empezar  repartir el examen hasta las 16.00 horas. Comienzan los 20 minutos más largos de tu vida. Ahora si empiezas a notar los nervios. Y empiezas a hacer caso a los consejos que te daban en la academia: te autoconvences de que no será tan dificil, que podrás con todo, que te comerás el MIR.

Echas un vistazo a tu alrededor. Caras conocidas de la facultad, caras conocidas de la academia, caras nuevas. Ves que la chica que está sentada enfrente de ti se trajo el supermercado entero al examen: actimel, colacao, agua, nestea, piruletas, caramelos, bocadillo, tableta de chocolate, frutos secos...  A la derecha una  señora que además del supermercado se trajo la farmacia: flumil, inhalador, neobrufen en sobres...

Por fin te entregan el examen, pero no le puedes dar la vuelta hasta que todos lo tengan también entre sus manos. ¡Se transparenta alguna pregunta! La lees... "qué antimicrobiano no se puede dar en pacientes que toman inhibidores de la recaptación de la serotonina". ¡Bien, esta te la sabes! Parece que vas a empezar con buen pie.
Te leen las normas. Empieza el ejercicio. Revisas que todo esté en orden. Miras el número de páginas: 38! Bien! En la academia solías hacer simulacros de 40 páginas (e incluso hasta 42). Parece que el factor tiempo a priori no va a ser un problema.
Dejas las imágenes para el final. Empiezas por la pregunta 50. Mierda. Es cardiología. Una de las asignaturas que peor llevas. Pero es igual, sigues adelante. Algunas preguntas son fáciles, otras son ambiguas, otras raras, otras parecen copiadas de simulacros que has hecho en la academia (gracias Dr. Macarrón!).  Pero te alivia ver que el examen no es tan complicado y enrevesado como tú esperabas.
Llegas a las imágenes. Bueno, podría ser peor. Unas son muy claras, otras no tanto. Un ECG, una eco abdominal, dos imágenes histológicas, radiografías de tórax, una mancha negraaa (fijo que es una fiebre botonosa mediterránea!). Algunas imágenes eran necesarias para resolver la pregunta, otras no tanto.
Empiezas a pasar las respuestas a la plantilla. Vas bien de tiempo. Sin prisa pero sin pausa. Casi casi son las 9 de la noche. Empieza la recta final. Vuelves a releer preguntas en las que dudabas bastante y dejaste en blanco. Algunas las contestas, por qué no, quien no arriesga no gana.

¡Se acabó el examen! Hora de entregar la hoja de respuestas. Sales del aula. Nunca 5 horas se te habían pasado tan rápidamente. No sabes que sentir. ¿Alivio? ¿Liberación?
Fuera de las aulas hay una increíble cantidad de familiares, amigos, conocidos. Todos han venido a apoyar a sus "mires". Empiezas a encontrarte con gente. Te preguntan: "¿Qué tal te ha salido? ¿Fue dificil?" No sabes qué responder (eso lo sabrás el 6 de febrero). Sólo sabes que se acabó el sufrimiento, el encierro, el agobio. Y sólo piensas en que ahora eres libre.

Y entonces, ¿cómo fue el examen de este año? Como decía, me esperaba algo más dificil. En mi academia "sufrí" simulacros mucho más complicados, más largos y más enrevesados. Sí que es cierto lo que nos decían, "íbamos preparados para cualquier cosa". Así que podría decirse que fue de dificultad media. Además, salvo alguna que otra pregunta, los enunciados eran bastante cortos y directos. Algunas preguntas eran muy típicas del MIR: estudios epidemiólogicos, error alfa, linfoma burkitt- ckitt, nuestro amigo el litio como fármaco más preguntado del MIR, E.Colli como el bichito más frecuente en las infecciones urinarias...  Así que supongo que las netas subirán en relación al año pasado. Ahora sólo nos quedan dos cosas: esperar... y disfrutar de nuestras merecidas vacaciones!

A los que habéis hecho el MIR este año, ¿qué os ha parecido?

¡Hasta pronto!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...